Activa Consultores: Como controlar los costes fijos de una empresa

Teléfono de Contacto


954 043 518


Como controlar los costes fijos de una empresa




22 de septiembre de 2017

Por Celia Galán, de Activa Consultores (Asesorias en Sevilla)


Controlar los costos fijos de una empresa es imprescindible para encontrar el equilibrio necesario entre eficiencia y ahorro, que es la base de la supervivencia y el éxito de una pyme.

Los costes fijos de una empresa son aquellos que tenemos que desembolsar independientemente de nuestro volumen de trabajo, del número de pedidos o de clientes, del número de empleados que tengamos en plantilla, de nuestros beneficios a fin de mes, etc. Son costes fijos obligatorios e independientes de su baja o alta actividad como, por ejemplo, los costes de alquiler de la oficina, las facturas de consumos de electricidad y agua, los costes salariales de los empleados, etc.

No serán los mismos costes fijos los que tenga que soportar una empresa con sede física y todo lo que ello conlleva, que otra empresa que realice lo mismo, pero lo haga a través de internet, en cuyo caso, sus costes fijos serán muy inferiores a los que tiene el empresario con la empresa física.

La organización y manera de trabajar de un negocio determina sus costes fijos. Es muy importante plantearse los costes antes de comenzar una actividad empresarial para buscar siempre minimizarlos. Si desde un comienzo, tienes unos costes fijos elevados, tus ingresos deberán ser mucho mayores para que tu negocio sea rentable.

Si ya tienes un negocio en marcha puede ser buen momento para analizar tus costes fijos y si aún no lo tienes, es un buen momento para tomar nota de algunos consejos que te pueden ayudar a controlar esos costes fijos. Controlar los costes fijos no significa acortar en los recursos básicos, sino todo lo contrario: analizar y optimizar cada coste necesario para que tu pyme funciones en un panorama empresarial cada día más globalizado y competitivo.

Consejos que te ayudarán a controlar los costes fijos de una empresa:

Clasificarlos por su importancia relativa y global, y como recae en la actividad productiva de nuestra pyme. Una manera muy fácil de hacerla es cogiendo papel, dibujando una línea vertical y anotando en una columna los costes fijos esenciales y en la otra los costes fijos que se pueden reducir. De esta forma veremos claramente qué costes podemos reducir y qué costes no debemos tocar para no hacer peligrar nuestra productividad y competitividad.

Analizarlos de forma individual: muchos costes fijos parece que no se pueden reducir pero si analizas bien cada coste fijo, quizá encuentres una solución.

Por ejemplo, imagina que tu pyme tiene unas oficinas muy grandes el centro de la ciudad, lo cual conlleva un importante desembolso económico en alquiler, limpieza, mobiliario, mantenimiento, etc. Si lo piensas objetivamente no es necesario que sigas trabajando allí ya que podrías hacerlo en unas instalaciones más económicas. Ese es el objetivo de dedicar un tiempo a valorar cada coste de forma individual: ver si realmente es necesario para alcanzar ese equilibrio entre ahorro y productividad que es la clave de las pymes de éxito.

Artículo redactado por Activa Consultores - Asesorias en Sevilla.