Activa Consultores: Diferencia entre gasto e inversión

Teléfono de Contacto


954 043 518


Diferencia entre gasto e inversión




25 de septiembre de 2017

Por Celia Galán, de Activa Consultores (Asesoría fiscal en Sevilla)


Una de las dudas más habituales que se plantea una pyme es la diferencia entre un gasto y una inversión, ya que muchas veces es difícil diferenciarlos porque la línea que los separa es demasiado delgada.

La principal diferencia entre gasto e inversión es que un gasto no generará beneficios y una inversión sí, al menos en principio. Esto quiere decir que diferenciaremos gasto de inversión en función de si ese desembolso económico de nuestra empresa que disminuye nuestro patrimonio sirve para:

Generar ingresos futuros: por tanto, estaríamos hablando de inversión.

Pagar la compra o el alquiler de productos, bienes o servicios que necesitamos para realizar nuestra actividad: Por ejemplo, una empresa decora su oficina, ¿es eso una inversión? No, se trata de un gasto ya que, en principio, esa mejora del aspecto de nuestra oficina no generará ingresos futuros que pasen a engrosar el patrimonio de nuestra empresa. Otro ejemplo podría ser el de una fábrica que adquiere una máquina muy cara, pero que conseguirá aumentar sustancialmente la producción en los próximos años. En éste caso estaríamos hablando de una inversión ya que ese desembolso económico aumentará nuestro patrimonio empresarial en el futuro.

Gasto e inversión: la amortización contable.

Otro término contable que vamos a tener que utilizar continuamente cuando hablemos de gasto y de inversión será la amortización. Reduciendo mucho podríamos decir que la amortización es un gasto particular, un gasto que no se paga con euros, sino con el desgaste, la depreciación de un bien por el uso que le damos o, simplemente, por el paso del tiempo.

Así, en términos contables entendemos por amortización la depreciación que padecen por el uso o por el tiempo los activos de una empresa.

Por ejemplo, un coche de empresa está sujeto a un proceso de amortización y cada año que pasa va devaluándose y esto se traduce en una pérdida o depreciación del valor real de nuestro vehículo.

El Plan General Contable ha previsto esa pérdida de valor de los activos de una empresa y, también, la forma de reflejar esa depreciación de los activos en nuestra contabilidad de forma que quede claro en nuestro Balance el valor real de nuestros bienes y, también, el cálculo del beneficio anual.

¿Y cuándo amortizamos un bien? Pues se puede hacer mensualmente o al final de cada ejercicio económico.

Si necesitas ampliar esta información, contacta con Activa Consultores. Déjanos ser tu asesoría fiscal en Sevilla.