Cómo hacer un estudio de mercado

Teléfono de Contacto


954 043 518


Cómo hacer un estudio de mercado




5 de Mayo de 2018

Por Julián López, de Activa Consultores (Asesorías en Sevilla)


Un estudio de mercado es un proceso de recopilación y análisis de datos e información basada en los clientes, competidores y el mercado. Se utiliza para ayudar a crear un plan de negocios, lanzar nuevos productos o servicios o mejorarlos y expandirse a nuevos mercados. Si vas a empezar un negocio, es un factor importante a tener en cuenta, ya que te ayudará a que tu empresa prospere y de más beneficios.

Vamos a ver cómo hacer un estudio de mercado de manera sencilla a través de una serie de pasos:

Investigación: es esencial, ya que te ayudará en los siguientes procesos y será la base para que tú empresa pueda crecer. Busca información sobre la situación de tú sector

Tienes tres objetivos principales: establecer las prioridades de tu estudio. Explicar las necesidades de este. Definir tu cliente objetivo y realiza un análisis

Una vez tengamos todos los datos en la investigación externa que hemos hecho, necesitamos otra investigación de nuestra empresa y cómo afecta a la marcha del negocio. Para ello nos analizaremos a nosotros mismos y podemos hacerlo con la ayuda del análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). Debilidades, basadas en factores internos de nuestra empresa. Amenazas, basadas en factores externos de la empresa que puedan ser perjudiciales para nuestro negocio. Fortalezas, tenemos que conocer nuestras ventajas, y partir de alguna de ella si queremos tener éxito en nuestra actividad empresarial. Oportunidades, basado en factores externos y en el entorno. Debemos intentar ver, qué puede ocurrir en el mercado que podamos aprovechar.

Una vez realizado este proyecto podremos analizar las informaciones y extraer conclusiones que nos ayuden.

Objetivos: Lo primero que debemos saber es si el producto o servicio que deseas ofrecer es bueno o no. Para ello nuestros objetivos deben ser claros, concretos y realistas.

Clientes: una vez realizado nuestro estudio de mercado podremos saber qué tipo de clientes se adaptan mejor a nuestra empresa. También debemos conocer nuestro cliente objetivo, que es aquel al que te quieres dirigir de forma prioritaria, para ello nuestras acciones de marketing deben estar basadas en sus características y comportamiento de consumo.

Meta: una vez realizado un buen estudio de mercado y saber el tipo de clientes al que queremos dirigirnos, nuestro último paso es establecer una meta. Dependiendo de cuál sea nuestro objetivo buscaremos una forma de realizarlo u otra. Siempre hay que fijar metas realistas y que se puedan adaptar al sector y tamaño de tu empresa. Sigue trabajando en tu producto, ver sus cosas buenas y malas y mejorarlo cada día.

Artículo elaborado por Activa Consultores - Asesorias en Sevilla