Creer en tu empresa, primer paso para crecer

Teléfono de Contacto


954 043 518


Creer en tu empresa, primer paso para crecer




5 de Mayo de 2018

Por Julián López, de Activa Consultores (Asesorías en Sevilla)


Cuando pones en marcha un proyecto de negocio estás pidiendo a los clientes, a los inversores, a los proveedores, a la familia y, en general, a todo el mundo su voto de confianza. Ellos deben verte como la mejor alternativa del mercado. Pero, lo más importante, ¿cómo te ves tú? No podemos pedirle a los demás que nos vean bien, si nosotros mismos no confiamos en nuestras posibilidades.

La falta de autoconfianza es uno de las peores inquietudes del emprendedor. Es una sensación que se hace fuerte para hacerte más débil de manera progresiva, hasta que llega un momento de desmotivación, y eso, si hablamos que estás poniendo en marcha tú futuro profesional, es algo grave. Al fin y al cabo, la ilusión siempre es el aliciente en una opción de vida tan dura como la del autónomo, en la que hay que hacer frente a la incertidumbre continua, a la carga tributaria y a los escasos derechos.

Llegados a éste punto, veamos si padeces el síndrome del emprendedor desconfiado.

A lo mejor piensas que eso de que la ilusión no esté de tú parte de vez en cuando no es para tanto. Es verdad que en la vida del autónomo también hay crisis y relaciones de amor-odio. Sin embargo, es importante luchar contra éste mal para que no acabe apoderándose de ti.

Padeces el síndrome del emprendedor desconfiado si alguna de estas cosas te está ocurriendo

Ya no te esfuerzas tanto como antes en conseguir lo que quieres porque piensas que es imposible.

Has dejado de fijarte metas ambiciosas y te conformas con muy poco.

Tu nivel de productividad ha caído a causa de la desmotivación.

No tienes un plan de futuro claro y te sientes incapaz de visualizarte profesionalmente dentro de 5 años.

Cómo recuperar la autoconfianza en tu empresa: sólo necesitas querer hacerlo, y para ello te damos una serie de consejos: tienes que tener un objetivo claro, no debes obcecarte con las dificultades que te vayan surgiendo por el camino, tienes que ver cada día como un nuevo comienzo. Proponte pequeñas metas, ir cerrando cada día etapas. Mira las cosas de manera positiva, porque se autónomo tiene muchos aspectos negativos, pero también tiene su parte buena, céntrate en lo bueno: tienes mayor flexibilidad, tú decides quiénes son tus clientes y todo lo que consigues es simplemente gracias a ti. Celebra tus éxitos de vez en cuando. Anota lo que has aprendido. Cuando te caigas, toma nota y aprende la lección. Sé organizado. El trabajo bien hecho genera satisfacción e incrementa la autoconfianza. Además, una buena organización es clave para ser productivo y que tú proyecto empresarial no te robe tiempo personal.

Apóyate en los tuyos. Ser autónomo es, casi siempre, muy solitario. Comparte tus logros y errores con la familia y los amigos. Ellos creen en ti y te ayudarán a ver las cosas desde otra perspectiva.

Artículo elaborado por Activa Consultores - Asesorias en Sevilla